¿Y si le hacemos caso al destino?


Realmente no te parece ridículo esconder esto de tal manera, que por milésimas nos damos cuenta de que sucede.
Crees que evitar que las cosas ocurran será un buen camino. Se que temes al igual que yo, no fue fácil, ni tampoco lo será más allá del horizonte.
¿Mantienes la misma esperanza?
Pués yo aún no la pierdo.
Y es que no sabes lo emociante que es ver diminutamente que existes, o estar de alguna manera u otra, preparada para el gran reencuentro, y realizar todo lo que nos faltó. Reparar ambos las fallas y reirnos de lo que fuimos capaces solo para olvidar, y ser tan inutiles para no lograrlo.

Algún día llegaremos al cielo, después de nuestro viajes de sueños y nos reencontraremos, sin que nadie nos invada.Ojalá fuese antes.