Para siempre

Se acerca y la observa, pero a pesar de ello se puede sentir a centrimentros lo lejos que se encuentro, sin embargo, ella, hace como que la mira con atención. Luego una le pregunta a la otra:
- Amor, ¿Qué es lo que piensas tanto?
- (Impresionada, le contesta)
Nada, sólo observaba lo linda que eres.
- (Sonrojada, pero algo dudosa)¿Tu crees?
Aún así, eres incapaz de engañarme. Cuéntame.
- Entristecida dice: Siento mucha pena y a la vez rabia,
debo irme, y dejarte aquí. Tu tienes tu vida hecha acá.
Y, no podré resistir tanto sin observar.
- ¿Qué dices?, ¿Sabes?, Yo siempre estaré para cuando tu
lo necesites.
- No, no será lo mismo. Estaremos lejos.
Ella, toma su rostro lleno de lágrimas, suavemente, y mirandola fijamente a los ojos, le dice:
- ¿Quién dice que estaremos lejos? Acaso piensas que seré tan miserable para dejarte de esa forma. Yo tampoco podria sufrir de aquella manera y por ello me voy, me voy contigo, porque te amo.